Saturday, January 08, 2011

SIN CENSURA


Te incorporas,
irrumpes todo gesto cotidiano:
alzar una copa,
atravesar esquinas,
transitar bajo lluvias.

Me sumerjo en hangares,
estaciones ferroviarias,
hojeo textos, periódicos,
acomodo mis gafas.

Cruzas navegante
tras acuarios escaparates,
enloquecido por alcoholes,
como árbol de fuego
traficas con el humo
en cafeterías y vestíbulos.

Traspasas puertas giratorias,
salas de embarque,
aulas de exposiciones.

Viajas la noche de los puentes
inclinas sobre el agua tu vanidad de paraíso.

Ángel sonriente
posas para rastreadores de catedrales,
en el atrio de los graves serafines.

Todo se abrevia,
se disgrega,
se evapora.

Sólo tú, única censura
donde las tijeras no funcionan.

2 comments:

Pichy said...

Magnífico, amiga, qué buen decir.Beso

Emilio Castro Sepúlveda said...

¿Acaso tus escritos son una interpretación de mis sueños??, Funciona en mí una narcótica neurona que teñida de azul me despierta cada día con una nueva sensación, como el paradigma de una dimensión en la que caminamos mirandonos desde la vereda del frente, sin tocarnos.. Te admiro amiga.-