Wednesday, June 15, 2011

HUYEN LAS PALABRAS




Intento recuperar tus señales,
su ardor, su acometida.

Sólo barcos extraviados
en medio de los témpanos.

Saurios espléndidos
yacentes en lodazales.

Dulzainas de Caral
bajo areniscas.

Gárgolas, santos de bulto,
de las catedrales desertan en llamas.

Arrodillados, en Arauco
sucumben los canelos.

Una casa se derrumba,
un niño mira tras los vidrios
con la angustia de tus ojos,
cisuras escritas sobre el hielo.

Ateridas se trizan las palabras.

3 comments:

Amanda said...

Un poco más hermética esta vez, Wilma, pero no por ello menos hermosa tu palabra. Percibo final (o finales) al leer tu escrito, y las figuras que usas...muy singulares.

Un gusto!

Amanda

Frans Gris, poeta y artista plástico said...

será posible descubrir en el paso de los días las claves del poema?

José Valle Valdés, Pichy said...

Estupendo, amiga, de muy ameno decir. Beso.

Pichy