Tuesday, April 26, 2011

ALTAMIRA


Me hiere el animal extinto,
El perpetuo humo de los vertederos,
La ácida niebla que envenena valles,
El bosque cercenado sin mesura,
La seca tierra desprovista de los dioses,
La denigración del mar por desperdicios,
El trovar de los ríos silenciado.

Me lastiman los derrames de petróleo,
Los cayucos con su carga de hambre,
El pequeño delfín asfixiado entre basuras,
El jardín de los envases plásticos,
Las redes arrasando el vergel marino,
Los ventisqueros replegándose,
Mi casa azul, umbría de fracasos, injusticias.

Quisiera retroceder, estampar un búfalo,
Grabar nuestras palmas en la piedra,
Custodiar lumbres, oír el relato del hechicero,
La lluvia madre sobre la catedral de los helechos.
Quisiera otra oportunidad, sólo eso quisiera.

5 comments:

maría de los angeles said...

Delicioso...desprende el aroma de un alma de poeta...
Con el color de la brisa de octubre...bello...exquisito.
MARIANGELES.

Ediciones del Taller said...

Con qué sabiduría mezclas el discurso ecológico junto a la belleza de una palabra bien expresada!

Saludos, Wilma...un gusto leerte.


Amanda

maria candel said...

Wilma, me uno a tu petición de una oportunidad mas, para que nuestra casa azul perdure en el tiempo, y podamos dejarles algo a nuestros hijos, de lo que nosotros disfrutamos tanto.
Preciosa y exquisita tu poesía, es un gusto leerte.
Un fuerte abrazo

Amanda said...

Cuánta conciencia en tu escrito, Wilma...un examen interior que nos concierne a todos.
Bien logrado, bien expresado, bien recepcionado por los que te leen , y eso...vaya que sí importa!

Un abrazo!

P.D me trajo una leve nostalgia a Cesar Vallejo. Después te cuento porqué.

José Valle Valdés, Pichy said...

Lo encuentro magnífico, amiga, logrado en su poesía y justo en su decir. Felicitaciones. Beso.

pichy