Sunday, November 28, 2010

INALCANSABLE




Atardece en San Marcos y huyen las palomas.

El palacio Grimani enciende estancias:

sabemos que ella cruzará espléndida, a contraluz,

entre los adoquines y la bruma,

equilibrando en el aire su tocado de jaulas y nautilus.

La veremos arrastrar sus vestiduras

bordadas de jardines bíblicos y bazares bizantinos.

Nos causará daño, una vez más, con su terrible hermosura,

con esa crueldad de rojo arsénico, confundiéndose,

otra vez, junto al río de las máscaras.


Venecia 1997

2 comments:

victormanuelguzman@yahoo.com said...

Poesía inmersa en el horizonte de Venecia, atisbando como “vivir el arte de la vida” sin que queden vacíos “para así esperar serenamente” ese universo blanco donde habita la belleza yla creación en todos sus sentidos.

Son palabras poéticamente tejidas en filigrana, que habla del desafio humano y de las incógnitas de su destino al enfrentarse con belleza, con arte, a la luz del tiempo.

Reitero mis felicitaciones.
Víctor manuel Guzmán

Pichy said...

Exquisito, amiga. Beso